Hola-Oi-Salut-Hallo-Ciao
Margarita Durán Código: 473641
Laura Martínez Código: 473626
Liliana Ramos Código: 473610
Vanessa Robledo Código: 473605


Trabajo del grupo Hola-Oi-Salut-Hallo-Ciao

  1. Resultados: Presentación Cuantitativa
  2. Resultados: Presentación Cualitativa
  • Hipótesis y Conclusiones

CONVENCIONES DE CLASIFICACIÓN


TIPO A (Pares Adyacentes)
TIPO B (No existen pares)
A1 Pares Adyacentes idénticos
B1 Saluda o se despide solo un hablante
A2 Pares Adyacentes Distintos
B2 Otros ejemplos

TIPO C (Contacto)
TIPO D (Uso de apelativos)
C1 Hay contacto físico
D1 Uso de apelativos para la interpelación
C2 No hay contacto fìsico
D2 Ausenciade apelativos para la interpelación

TIPO E (Sexo de los hablantes)
E1 Hombre-Hombre
E2 Hombre-Mujer
E3 Mujer-Mujer

Lugares de estudio


Universidad Nacional de Colombia

La Universidad Nacional es la universidad pública más grande del país y está en el ranking de las mejores universidades del país año tras año. La población estudiantil está conformada por individuos pertenecientes a todos los estratos socioeconómicos y a diferentes regiones del país. La Sede Bogotá está situada en un conjunto de edificios que conforman un gran campus universitario conocido como la Ciudad Blanca, dividido por facultades y que goza de amplias zonas verdes. A diferencia de otras universidades, sus instalaciones permiten crear espacios “especializados”, por así decirlo, en los que confluyen estudiantes, docentes y administrativos de facultades y carreras afines; sin embargo existen puntos de encuentro como la plaza central donde la diversidad esta a la orden del día.

En el campo de los saludos, la interacción estudiantil varía según horarios y según contextos, es decir en puntos de encuentro, pasillos, cafeterías etc. Habitualmente los saludos están acompañados de un componente gestual (Apretón de manos-Beso en la mejilla- Sonrisas-Modulaciones) que cambia según la prolongación del mismo, de igual modo varían las expresiones lingüísticas.
pollock_Jordi_labanda-Marco_sandor.jpg

Ejemplo 1-1

La situación se presentó el martes 8 de marzo a las 10:13 de la mañana, al frente del edificio de Aulas de Ciencias Humanas (edificio 212), entre un hablante A, un muchacho entre los 22 y 25 años aproximadamente, que vende bebidas caseras al frente de la salida de dicho edificio y quien, segundos antes del saludo, se encontraba despachando un servicio de tinto a un grupo de muchachas; y un hablante B, un muchacho que tiene entre 20 y 23 años de edad, quien sale del edificio al encuentro de A. Debe tenerse en cuenta que hay una interrupción de una clienta (C) durante el saludo, perteneciente al grupo de muchachas mencionado anteriormente, el cual se establece mediante los paréntesis en rojo.
A; ¿Qué más parce, todo bien?
C; ¿Me da un solo tinto?
A; Eh:, si ((tomando un termo azul del suelo))
C; ((ja, mostrando una sonrisa pequeña y amigable))
A; ((jaja, sonriendo de manera amable))
((Mientras A y C hablan, B mira a su alrededor))
A; ¿cómo va la vaina? ((Sirviendo tinto del termo a un vaso desechable de icopor))
B; Bien, bien
A; ¿Viento en popa?

Clasificación:
TIPO A2 entre los hablantes A y C y los hablantes A y B
TIPO C2
TIPO D1
TIPO E1 & E2

Ejemplo 1-2

La situación se efectuó el miércoles 9 de marzo alrededor de las 10:00 de la mañana junto a una grada que hay a un costado lateral de la salida del edificio de Aulas de Ciencias Humanas entre un hablante B, un muchacho entre 22 y 25 años de edad que se encontró con un grupo de personas (hablantes A, C, D y E) que estaban sentadas en dicha grada.
Hablante A, muchacha entre los 18 y 22 años de edad sentada en la grada
Hablante C, muchacha entre los 17 y 20 años que se encontraba inmediatamente sentada detrás de A
Hablante D, muchacho entre los 23 y 26 años de que se encontraba sentado a la izquierda de A
Hablante E, muchacha entre los 22 y 25 años de edad que se encontraba sentada a la izquierda de C y diagonal derecha hacia atrás de D
A; Ho::la Camilo, ¿cómo estás? ((Muack, sonido de un beso en la mejilla entre A y B))
B; ((sonriendo de manera amigable se aleja))
((Muack, sonido de beso en la mejilla entre B y C)) (1)
((Apretón de manos entre B y D, mientras D mueve la cabeza de abajo hacia arriba indicando un gesto de saludo)) (2)
E; Hola ((Muack, sonido de beso en la mejilla entre B y E))
((B acostándose en la grada junto a C))
C; ¿Qué más? ((dirigiéndose al hablante B))=
A; ¿Qué más? ((dirigiéndose al hablante B))

Clasificación:
TIPO B1 entre el hablante A y el hablante B, el hablante E y el hablante B, el hablante C y el hablante B
TIPO C1
TIPO D2
TIPO E2

Ejemplo 1-3

La situación se desarrolló el 15 de marzo alrededor de las 2:00 de la tarde junto a una zona verde (anteriormente se encontraba un gran árbol allí) al frente de la entrada del edificio de Aulas de Ciencias Humanas, donde un hablante A, un muchacho entre los 22 y 25 años de edad que salía de edificio al encuentro de B y C. El Hablante B, una muchacha entre los 18 y 22 años de edad se encontraba junto a el hablante C, un muchacho entre los 22 y 25 años de edad que vende bebidas calientes en el lugar anteriormente descrito.

A; Hola ((mirando al hablante B)) ¿(Cómo) están? ((mirando al hablante C))
B; ((Agitando la mano en forma de saludo mientras da un sorbo a su agua aromática)) (2)
C; ¿Qué dice, viejo John? ¿Todo bien?
A; ((mostrando una expresión de indiferencia)) (1)
C; ¿Cómo va la vaina?
B; Ahí
C; (…)
B; Pues ahí

Clasificación:
TIPO B1 entre el hablante A y el hablante B, el hablante A y el hablante C
TIPO A2 entre el hablante C y el hablante B
TIPO C2
TIPO D2
TIPO E1 & E2

Ejemplo 1-4

La situación se presenta el jueves 17 de marzo alrededor de las 7:30 de la mañana a la salida del edificio de Aulas de Ciencias Humanas entre un hablante A, un joven entre los 22 y 25 años que vende bebidas calientes en este sector, y un hablante B, una muchacha entre los 22 y 25 años de edad que se acercaba al edificio.

A; Hola ¿cómo estás?
B; Bien, bien (1) ¿y tú?
A; Bien juiciosito
B; ¿Sí?=
2A; Sí
B; Ah bueno, ¿me regalas un tinto?
A; Cla::ro

Clasificación:
TIPO A2
TIPO C2
TIPO D2
TIPO E2

Ejemplo 1-5

La situación transcurre el martes 8 de marzo a la 1:55 de la tarde junto a una grada que hay a un costado lateral de la salida del edificio de Aulas de Ciencias Humanas entre un hablante A, un muchacho entre los 22 y 25 años de edad que se encontraba sentado en la grada con un grupo de personas (tres muchachas y un muchacho), y un hablante B, entre los 25 y 28 años que llegaba al encuentro de A.

A; ¿Qué dice viejo Sendic, todo bien?
B; ((Ja, ja riendo de manera lenta y pausada)) (1) ¿Qué más viejo Ivá::n?
A; Vientos, bien

Clasificación:
TIPO A2
TIPO C2
TIPO D1
TIPO E1

Ejemplo 1-6

La situación transcurre a la salida del edificio de Aulas de Ciencias Humanas, el 18 de marzo en las horas de la mañana, entre un hablante A, una muchacha entre 18 y 20 años de edad que se encontraba sentada en la grada al costado del edificio, y un hablante B, muchacho entre los 20 y 23 años de edad que salía del edificio.

A; Hola, ¿cómo estás? (2) Bien, ¿y vos?
((Al fondo se escucha un saludo de otra persona más))
B; Bie::n, acabo de salir de un (…) trágico parcial

Clasificación:
TIPO A2

TIPO C2
TIPO D2
TIPO E2

Ejemplo 1-7

La situación se presenta el viernes 18 de marzo en la mañana, a la salida del edificio de Aulas de Ciencias Humanas, entre un hablante A, un joven entre los 22 y 25 años que vende bebidas calientes en este sector, y un hablante B, un muchacho entre los 22 y 25 años de edad que se acercaba al edificio.

A; ¿Qué dice Pablito?
B; (…) (que usted)
A; ¡Ah! Si, si, si claro
B; Bregarse y bregarse
A; Claro mi hermano

Clasificación:
TIPO A2
TIPO C2
TIPO D1
TIPO E1

Ejemplo 1-8

Esta situación transcurre al frente del edificio de aulas de Ciencias Humanas el miércoles 16 de marzo, entre un hablante A, muchacha ente 18 y 20 años de edad, que llegaba al encuentro de dos muchachas, una de ellas el hablante B, cuya edad está entre los 18 y 20 años

A; Hola Lau ((Muack, beso en la mejilla entre A y B)) ¿cómo estás?
B; Bien!! Venía rápido (…) yo, yo sí escuché el celular pero iba en el bus y yo (...)
[
A;Yo les mande el mensaje (…) y que pena con ustedes pero […]

Clasificación:
TIPO A2
TIPO C1
TIPO D1
TIPO E3

Ejemplo 1-9

La situación se desarrollo el miércoles 9 de marzo alrededor de las 7:00 de la noche en plena entrada del edificio de Aulas de Ciencias Humanas entre un hablante A, un muchacho entre los 20 y 23 años de edad que venía del parque Freud al encuentro del hablante B, quien es un muchacho entre los 25 y 28 años que se encontraba parado junto a la grada pero lejos de la entrada del edificio de Aulas.

A; ¿Qué más parsec?
B; ((Munch, está comiendo una empanada))
((Bam, sonido de un choque de manos, seguido por un abrazo y tres palmadas en la espalda por parte de A a B)) (4)

Clasificación:
TIPO B1
TIPO C1
TIPO D1
TIPO E1

Ejemplo 1-10

La situación se desarrollo el 9 de marzo alrededor de las 7:30 de la noche en plena entrada del edificio de Aulas de Ciencias Humanas, entre un hablante A, un muchacho entre los 22 y 25 años que se encontraba en la zona de encuentro, y un hablante B, un señor entre los 30 y 35 años de edad que estaba dentro del edificio.

A; ¡Quiubo pues matute! ((riendo levemente))
((Bam, sonido de un choque de manos seguido por un choque de puños))
B; Quiubo marica ¿qué más, bien o qué? ((con una sonrisa en su rostro))

Clasificación:
TIPO A2
TIPO C1
TIPO D1
TIPO E1

Universidad de los Andes


La Universidad de los Andes es una institución de educación superior de carácter privado y sus costos de matrícula se cuentan entre los más altos del país. La estructura del campus universitario es de edificio sobre edificio, aún cuando cada uno pertenece a una facultad o departamento específico, suelen ser usados por estudiantes de muy diversas carreras. De manera que en un mismo lugar pueden encontrarse muchas personas, cuya única relación es coincidir en edificio a una hora determinada o pasar por el mismo. Accesoriamente, las horas de clase se fijan con diez minutos de diferencia entre cada una previendo los tiempos de desplazamiento. Así pues, la tendencia de la comunidad en general, es estar en constante y apresurado movimiento.

En el plano de los saludos esto deja su huella muy marcada, en lo que respecta a la interacción entre estudiantes. Si se trata de dos individuos que van caminando en direcciones opuestas, el saludo generalmente consiste de un cruce de miradas que incluye arqueada de cejas, sonrisa y modulación del saludo (con una entonación media -no es gritando, pero se esccha): "¿qué hubo?",, "¿qué más?", "hola". Lo que suelen hacer ambos individuos de manera simultánea. Si se trata de dos individuos que van caminando en la misma dirección, el saludo se hace sobre la marcha, y generalmente se sigue casi inmediatamente de algún tema pendiente. Si se trata de dos individuos, uno que está sentado (generalmente en plan de estudio) y el otro que va de paso por el lugar, el saludo es más efusivo y prolongado (es más lento de encontrar el "tema pendiente"). Este último saludo, incluye beso en la mejilla (para el caso de dos mujeres o de un hombre y una mujer) o un apretón de manos (para el caso de dos hombres), el cual suele seguirse de una abrazo breve (sólo un brazo rodea la espalda del interlocutor). Aunque la expresión se mantiene ("¿qué hubo?",, "¿qué más?", "hola"), la pronunciación de las vocales es más prolongada.

Cuando se trata de una interacción entre el personal de aseo y los estudiantes, generalmente el saludo consiste en un cruce de miradas, una sonrisa, la mutua interpelación de "monito" (y sus variaciones: "monis", "monita") seguida -de modo inmediato- por el tema a discutir.

Despedidas. Al igual que los saludos, suelen ser "sobre la marcha". Cuando el contexto es un edifcio y no una cafetería, son bastante breves y abruptas. Consisten de frases como "me tengo que ir", "tengo clase", "suerte", "hablamos luego", "nos vemos" y suele agregarse un beso o un apretón de manos (definidos por el género de los individuos).

1218569257625_f.jpg

Ejemplo 2-1

El saludo transcurre en una cafetería del edificio de Ingeniería, ML, en la universidad de los Andes un viernes a las 6:35 pm. El flujo de gente en el lugar era bastante bajo y se trataba principalmente de estudiantes de posgrado. En este caso A representará a un hombre de aproximadamente 30 años, estudiante de posgrado, y B a una mujer de aproximadamente 30 años, quien atiende la cafetería.

A; ¿Cómo estás?
B; Bien
A; ¿Me das un::: ... (coso) de Capuchino?

Clasificación:
TIPO A2
TIPO C1
TIPO D2
TIPO E2

Ejemplo 2-2

El saludo transcurre en las mismas condiciones que el Ejemplo 2-1. En este caso A representará a un hombre de aproximadamente 25 años, estudiante de posgrado, y B a una mujer de aproximadamente 30 años, quien atiende la cafetería.

B; Buenas noches.
A; Buenas noches (??), ¿me das un tinto por fa'?

Clasificación:
TIPO A1
TIPO C1
TIPO D2
TIPO E2

Ejemplo 2-3

El saludo transcurre en las mismas condiciones que los Ejemplos 2-1 y 2-2. En este caso A representará a un hombre de aproximadamente 30 años, estudiante de posgrado; B a una mujer de aproximadamente 30 años, quien atiende la cafetería y C a una segunda mujer de aproximadamente 30 años, que también atiende en la cafetería.

B; Buenas noches.
A; ¿(Tu) vendes chocolate?
C; (??) Capuchino
A; Un chocolate por favor.
B; Un chocolate
C; ¿Un chocolate?

Clasificación:
TIPO A2
TIPO C1

TIPO D2
TIPO E2

Ejemplo 2-4

El saludo transcurre en las mismas condiciones que los ejemplos 2-1, 2-2 y2-3. En este caso A representará a un hombre de aproximadamente 20 años, estudiante de pregrado, y B a una mujer de aproximadamente 30 años, quien atiende la cafetería.

A; Buenas:::
[
B; Buenas
A; Ay:: no tienes .... ¿a cómo es que son estos?
B; Cuatro mil trescientos

Clasificación:
TIPO A1
TIPO C1
TIPO D2
TIPO E2

Ejemplo 2-6

El saludo transcurre en la Cafetería Central de la Universidad de los Andes, un jueves a las 10:30am. Dado que sucede poco tiempo antes de la hora del almuerzo (más concurrida entre 12:00 y 1:30) , hay buen flujo de gente, pero no se ha llenado el lugar todavía. En este caso A representará a una mujer de aproximadamente 35 años, quien atiende la cafetería, y B un hombre de aproximadamente 20 años, estudiante de pregrado.

A; Monito, buenos días::
B; Buenos días
A; ¿Qué desea monis?

Clasificación:
TIPO A2
TIPO C1
TIPO D1
TIPO E2

Ejemplo 2-7

La despedida transcurre en las mismas condiciones que los ejemplos 2-1, 2-2, 2-3 y 2-4. En este caso A representará a un hombre de aproximadamente 35 años, estudiante de posgrado, y B a una mujer de aproximadamente 30 años, quien atiende la cafetería.

B; ((Entrega un capuchino, poniéndolo sobre la barra))
A; ...Gracias

Clasificación:
TIPO B1
TIPO C1
TIPO D2
TIPO E2

Ejemplo 2-8

El saludo transcurre en las mismas condiciones que el ejemplo 2-6. En este caso A representará a una mujer de aproximadamente 35 años, quien atiende la cafetería, y B un hombre de aproximadamente 23 años, estudiante de pregrado, quien es acompañado de otra estudiante de aproximadamente 20 años.

A; Monitos buenas:
B; ¿Cómo está monita?
A; A la orden
B; Me das:: ... un: Milo, una arepa y un lipton (??)

Clasificación:
TIPO A2
TIPO C1

TIPO D1
TIPO E2

Ejemplo 2-9

El evento transcurre en las mismas condiciones que los ejemplos 2-6 y 2-8. En este caso A representará a una mujer de aproximadamente 35 años, quien atiende la cafetería; B un hombre de aproximadamente 22 años, estudiante de pregrado; C a otro hombre de aproximadamente 20 años, estudiante de pregrado.

B; Gracias ((mirando las bebidas que le acaban de entregar))
A; Con mucho gusto. ... Monis buenas
C; Hola, ¿me das una pizza de pollo?
A; Pizza de pollo ((dirigiéndose a otra mujer que también atiende))

Clasificación:
TIPO A2
TIPO C1
TIPO D1
TIPO E2

Ejemplo 2-10

El evento transcurre en las mismas condiciones que los ejemplos 2-6, 2-8 y 2-9. En este caso A representará a una mujer de aproximadamente 35 años, quien atiende la cafetería; B un hombre de aproximadamente 20 años, estudiante de pregrado; C una mujer de aproximadamente 20 años,estudiante de pregrado, que está con un grupo de 4 personas.
B; Siga Monito buenos días
C; ¿Tu no quieres?
[
B; Me regalas (un) té
A; ¿De qué sabor?
[
C; Tu también quieres? ... Pues yo quiero saber qué querías. Como (yo) dije Sandwich

Clasificación:
TIPO A2
TIPO C1
TIPO D1
TIPO E2 & E3

Fundación Universidad Autónoma de Colombia


Ubicada en el centro histórico de la ciudad, la Universidad Autónoma de Colombia ha formado estudiantes universitarios en varias especialidades desde el año 1971. La arquitectura de la universidad comprende diferentes tipos edificios en los que se encuentran varios edificaciones antiguas, los cuales han sido reconstruidos debido al desgaste ocasionado por el tiempo, aunque sin realizar mayores ampliaciones. Su organizacion en bloque es similar a la de otras universidades privadas , permitiendo una constante comunicacion entre los estudiantes de diferentes carreras en un contexto más familiar, por así decirlo . La población estudiantil pertenece mayoritariamente al estrato medio y medio alto, con una alta concentración de bogotanos o personas de familias residentes en Bogotá.

Por tratarse de un contexto más cerrado y reducido los espacios de interacción extraclase están constituidos por cafeterías y zonas de descanso mínimas, o en su defecto por los locales ubicados fuera de la universidad.

En cuanto a al expresion estudiantil, se ve marcada por la pertenencia a ciertos estratos sociales y el acceso a diferentes recursos, ademanes y gestos son componentes de saludos que muchas veces pueden expresarse entre uno o mas idiomas, (Hello, Hi baby ,etc).labanda.JPG

Ejemplo 3-1 El saludo ocurre un viernes en la tarde, en un encuentro a la salida de clases frente a la portería occidental de la Universidad Autónoma. La hablante A, tiene una edad de 20 a 23 años, es estudiante de pregrado, mientras que la hablante B, tiene una edad promedio de 19 a 21 años, se cree por el tema de conversación que han sido compañeras de estudio dentro de la misma facultad. La hablante A, comienza el saludo de manera sencilla, mientras que la hablante B contesta a este saludo de manera mas enfática queriendo llamar la atención de su compañera.
A; Hola Dani =
((Al fondo se escuchan voces y risas))
B; ¿Qué hizo la niña hermosa? ¿Como estas?
Clasificación: TIPO A2
TIPO C2
TIPO D1
TIPO E3

Ejemplo 3-2

Este saludo ocurre a la entrada de una clase de la facultad de Diseño industrial, existen varios asistentes dentro del recinto, hay la presencia de grupos de compañeros reunidos mientras que el profesor inicia la clase, este saludo se da dentro de uno de esos grupos. La hablante A, es una estudiante de aproximadamente 18 años, , ella saluda a su compañero introduciéndolo dentro del grupo, seguidamente el hablante B, de una edad entre los 18 a 20 años realiza un saludo abierto, queriendo incluir a todos sus compañeros.

A; Wilmer, ¿Cómo estás? 
[
B; Hola compañeras
Clasificación:
TIPO A2

TIPO C2
TIPO D2
TIPO E2

Ejemplo 3-3

Este saludo Transcurre dentro de un salón de clases al igual que en el Ejercicio 3-2. Los hablantes A y B son compañeros de estudio, con edades entre los 18 y 22 años, que se disponen a platicar sobre el ejercicio para aclarar sus dudas previas al parcial.

A;¿Qué más?
B; Bien, bien =
A; ¿A qué se dedica?
((Con una mirada indica la plancha que está realizando))
B; … y ¿usted?
Clasificación:
TIPO A2
TIPO C2
TIPO D2
TIPO E1

Ejemplo 3-4

Este saludo ocurre dentro de la clase de Geometría Descriptiva, minutos antes de comenzar un parcial, el saludo se da entre el hablante A, que se levanta de su puesto y se dirige a la mesa de dibujo de su compañero. El hablante A y el hablante B tienen una edad promedio entre los 18 y 24 años, son estudiantes de pregrado hombres respectivamente.
A; Hola ¿Cómo estás?
B; Bien también, bien y ¿tú?
A; ahí dándole duro
B;(Ah bueno) que tal

Clasificación:
TIPO A2
TIPO C2
TIPO D2
TIPO E1

Ejemplo 3-5

Este saludo se da dentro de un salón de clases, dentro del parcial de geometría descriptiva. Los dos hablantes presentes en la grabación, han tenido un contacto muy mínimo, y aduras penas se distinguen, son estudiantes de la misma clase y de la misma carrera. La hablante A, sale de su espacio de trabajo y se dirige hacia donde su compañero, es una mujer que tiene una edad aproximada de 19 años, mientras que el hablante B, es un hombre tiene una edad entre los 20 y 24 años.

A; ¿Cómo es que tú te llamas?
B; Miguel Ángel Garzón (…) A la orden.
A; Ah bueno, si ¿entendiste? Yo por fin entendí,
[
B;¿Si?
((Con un tono irónico))
A; primera vez que entiendo algo. No entendí como se saca lo de la visibilidad en cadena
B; El (tema) más complicado yo dure resto para (...)
[
A; ¿entender eso?
((Al fondo se escuchan las voces de la clase))
B; la visibilidad, no pero tampoco es tan difícil, es como cuidar los (puntos) (…) tu ¿cómo te llamas?
A; Yo Carolina
B; Carolina ¿Qué?
((Entre risas))
A; Pineda (…) tu ¿como?
B; A no, (…) No se acuerda
[
((Entre Risas))
A; Eh:: Andrés ¿no?
B; Pablo, Pablo Hermana!! Pablo!!
A; Ah ok
Clasificación:
TIPO B2

TIPO C2
TIPO D2
TIPO E2

Ejemplo 3-6

Esta saludo surge en el 4 piso del bloque 1, es el encuentro de varios compañeros a la salida de clase de 7.Los dos hablantes se reúnen al frente del salón, donde juntos caminan hacia sus respectivas clases mientras hablan. Los dos hablantes tienen una edad entre 16 y 19 años, son hombre y mujer respectivamente (A – B)-

A; Ese milagraso de verte Nata
B; Hola
A; ¿Como estas?
B; Bien y ¿tú?
A; Bien muñeca, hace rato que no te veía
[
B; A esta clase ¿también?
A; A esta clase desde que el man me la sentencio todos los días vengo. Lo que pasa
es que yo siempre soy el ultimo que llego.

Clasificación:
TIPO A2
TIPO C2
TIPO D1
TIPO E2

Ejemplo 3-7

Este saludo se da dentro de un salón mientras ocurre un intercambio de clases, en el están presentes varios estudiantes, cuya edad promedio de unos 20 años. El hablante A es una mujer mientas que los hablantes B y C, son hombres
A; Hola ¿cómo están?=
B; Hola=
C; Hola=
A; ¿qué hacen?
B; Nada
Clasificación:
TIPO A2
TIPO C2
TIPO D2
TIPO E2

Ejemplo 3-8
Este saludo se produce dentro de uno de los salones de dibujo, en donde varios estudiantes de una misma clase se preparaban para una entrega final de diseño. El hablante A es un estudiante de 18 años de edad aproximadamente, el estudiante B tiene una edad probable de 20 - 21 años, y la hablante C, mujer que aparece dentro del contexto podría tener una edad de 19 años.

A; Usted ¿Qué? perro ya no saluda
B;(…) Que hubo perro=
A; ¿Cómo va?
B; bien, bien
((Al fondo se escucha otro saludo emitido por el hablante B, dirigido a otra persona hablante C.
B; Hola ¿que mas?
C; bien ))
A;(…) Marica no, no no se quite las (??)
Clasificación:
TIPO A2
TIPO C2
TIPO D1
TIPO E1 & E2

Ejemplo 3-9

Este saludo surge en la cafetería central de la Universidad sede Siglo XXI, el hablante A, muchacho de aproximadamente 19 años de edad se acerca a su posible compañera hablante B, para conocer las razones de su inasistencia a clase, esta también es estudiante entre los 18 y 20 años de edad.
A; Muñeca ¿por qué no viniste a clase?
((En tono irónico))
B; porque no hice la cara
A; y ¿Entonces?
B; No, no ve que no puede (¿?) me salió y me salió remal. No eso no, mejor dicho entonces por eso no termine entonces yo dije ((Alzando los hombros)) no para que voy
Clasificación:
TIPO B2
TIPO C2
TIPO D1
TIPO E2

Ejemplo 3-10

Este acto trascurre en la entrada del bloque 9 (Ingeniería), cuando dos estudiantes (Hombres) se cruzan, el hablante A (18 años aprox.) que sale del edificio mientras que el hablante B; ingresa a este para recibir clase.
A; ¿que se dice? ((Haciendo un gesto con la mano))
B; ((Alejándose de prisa))Que mas perrito!!!
A; todo bien ((Respondiendo a la distancia))
Clasificación: TIPO A2
TIPO C2
TIPO D1
TIPO E1




Análisis de resultados y ejemplos



Los saludos están clasificados atendiendo al que se considera que es el saludo principal. Especialmente en la clasificación por sexo, aún cuando en la situación estén presentes hombres y mujeres y el saludo se clasifique como sólo de hombres. Cuando en la conversación hay más de un saludo, uno entre hombres y mujeres y otro entre personas del mismo sexo, el saludo se ha puesto en ambas clasificaciones con una nota aclaratoria.

Los resultados obtenidos fueron tabulados con el fin de lograr una visión general de la muestra. Sin embargo, nos enfrentamos a muchas restricciones de la investigación. Por un lado los lugares de estudio no sólo fueron distintas universidades, sino que accesoriamente se trató de contextos distintos en las mismas universidades: campo abierto (caso de la Universidad Nacional), cafeterías (caso de la Universidad de los Andes) y salones de clase (caso de la Universidad Autónoma). De manera que las generalizaciones están altamente restringidas por el tamaño de la muestra. Aunque algunas generalizaciones realizadas se apoyan en la experiencia general lograda en campo como complemento a los datos aportados por los ejemplos que se analizarán a continuación.

Resultados: Presentación Cuantitativa


Tabla 1.
Resultados Universidad Nacional

Clasificaciones
Ejemplos
A - 1
A – 2
B - 1
B - 2
C – 1
C - 2
D - 1
D - 2
E - 1
E - 2
E - 3
Ejemplo 1-1

x



x
x

x
x

Ejemplo 1-2


x

x


x

x

Ejemplo 1-3

x
x


x

x
x
x

Ejemplo 1-4

x



x

x

x

Ejemplo 1-5

x



x
x

x


Ejemplo 1-6

x



x

x

x

Ejemplo 1-7

x



x
x

x


Ejemplo 1-8

x


x

x



x
Ejemplo 1-9


x

x

x

x


Ejemplo 1-10

x


x

x

x




Tabla 2.
Resultados Universidad de los Andes
Clasificaciones
Ejemplos
A - 1
A – 2
B – 1
B - 2
C - 1
C - 2
D - 1
D - 2
E - 1
E – 2
E - 3
Ejemplo 2-1

x *



x

x

x

Ejemplo 2-2
x




x

x

x

Ejemplo 2-3

x



x

x

x

Ejemplo 2-4
x




x

x

x

Ejemplo 2-6

x*



x
x


x

Ejemplo 2-7


x


x

x

x

Ejemplo 2-8

x*



x
x


x

Ejemplo 2-9

x*



x
x


x

Ejemplo 2-10

x



x
x


x
x


Tabla 3.
Resultados Universidad Autónoma de Colombia
Clasificaciones
Ejemplos
A - 1
A – 2
B - 1
B - 2
C - 1
C - 2
D - 1
D - 2
E - 1
E – 2
E - 3
Ejemplo 3-1

x



x
x



x
Ejemplo 3-2

x



x

x

x

Ejemplo 3-3

x



x

x
x


Ejemplo 3-4

x



x

x
x


Ejemplo 3-5

x



x

x

x

Ejemplo 3-6

x



x
x


x

Ejemplo 3-7

x



x

x

x

Ejemplo 3-8

x



x
x

x
x

Ejemplo 3-9



x

x
x


x

Ejemplo 3-10

x



x
x

x




Tabla 4.
Resultados generales: clasificaciones y lugares de muestreo
Lugares Clasificación
Lugar 1
Lugar 2
Lugar 3
A-1
-
2
-
A-2
8
6
9
B-1
3
1
-
B-2
-
-
1
C-1
4
-
-
C-2
6
9
10
D-1
6
4
5
D-2
4
6
5
E-1
6
-
4
E-2
5
9
6
E-3
1
1
1

Tabla comparativa entre las clasificaciones y los lugares de muestreo

Resultados: Presentación Cualitativa

TABLA 1


Realizando un análisis de resultados de la Tabla 1 se puede identificar que no se da ningún caso de pares adyacentes idénticos (A-1). De hecho, más del 70% de los saludos se dan entre pares adyacentes distintos (A-2). Resulta claro que estos se generan entre hablantes que no sólo se quedan con las expresiones lingüísticas estándar, sino que abarcan una mayor diversidad de palabras a la hora de comunicarse. Esto contrasta con el alto número de saludos donde los hablantes usan apelativos (D-1), lo cual parece generar una relación más cercana y amena, como se muestran en ejemplos tales como el 1.5, 1.7, 1.10, etc.

Allí también se identifica que los tres casos que se presentan de B-1 (saludo o despedida de parte de un solo hablante), pues no sucede que el interlocutor esté siendo ignorado o que sea un acto de rechazo hacia el hablante o hacia el acto comunicativo. Por el contrario, se evidencia una mayor intimidad entre los hablantes, puesto que en esos casos hay una respuesta pero de otro índole –como es el caso en los ejemplos 1.2 y 1.9–:por medio del contacto físico (C-1). Indicando con ello una relación más estrecha entre los hablantes. Sin dejar de lado que el caso 1-3 donde la hablante contesta a través de un gesto corporal (con la mano), no porque no desee hablar sino por las circunstancias: la acción de estar tomando una bebida caliente.

Así mismo, se presentan cuatro casos de contacto físico, lo cual indica que el 40% de los saludos se dan entre personas que comparten una relación más familiar e intima. La anterior no es una cifra despreciable, teniendo en cuenta que cuatro de los saludos restantes (que se encuentran dentro del 60% de los saludos con tipología C2) se dan entre cliente-vendedor (1.1 – 1.3 – 1.4 – 1.7), por lo que la familiaridad de los saludos puede estar limitada.

Por último, el uso de apelativos para la interpelación (clasificación D-1) sobrepasa la mitad de la muestra total tomada (60%), sugiriendo con ello la utilización de palabras que, tal vez a simple vista no indiquen camaradería pero que al analizarlas dan cuenta de una sensación de familiaridad y confiabilidad entre las personas que las pronuncian, como son:

  • · Las que adjuntan un sustantivo como un adjetivo, tales como viejo o hermano (ejemplos 1.5 y 1.7)

  • · Aquellas que son expresiones que indican o dan a entender que hay una relación de amistad como lo es “parce” (1.1 y 1.9) y “marica” (1.10) –expresión particular pues, a menos de que haya confianza, esta última expresión puede verse como un insulto. De igual forma, en el caso de “matute”, hay muchos significados, pero el que más se acomoda a la situación del ejemplo 1.10 es: un amigo, un hermano que está presente incluso en las malas andanzas (comentario tomado de un grupo de estudiantes que utilizan esta misma expresión).

Con respecto a la última clasificación acerca del sexo de los hablantes (E), se puede apreciar que entre los 10 saludos tomados se dan 12 casos diferentes de esta tipología (en los ejemplos 1-1 y 1-3 se presentan dos de los tres tipos de clasificación, E-1 y E-2). El caso E-1 se presenta con un 50% del total de la muestra, es decir que seis de los saludos se dan entre hombres, de los cuales 5 muestran a su vez la clasificación D-1 (es importante anotar que hay 6 casos de tipología D-1), con lo cual se realza una mayor familiaridad entre los hombres al tratarse con apelativos que pueden ser malentendidos si no se apreciara una relación cercana entre los hablantes, como es el uso de “marica” y de “parce” principalmente.
Por otro lado el 41.7% de los saludos son de clasificación E-2 (saludo entre hombre y mujer), mientras que el 8.3% restante pertenece a la tipología E-3, en la que el saludo se da entre mujeres. Con respecto a ello se evidencia que en la tipología E-2 el caso 1-2 es el único (entre los cinco que se muestran) que presenta contacto físico entre los hablantes, mientras que el uso de apelativos para la interpelación es inexistente (en el ejemplo 1-1 el uso de los apelativos se da entre los hombres). A razón de ello se debe tener en cuenta que dos de los cinco saludos se dan en una situación de cliente-vendedor (ejemplos 1-1 y 1-4), por lo que la relación que se presenta en esta no necesariamente debe ser fraternal sino cordial, lo que implica que el contacto físico y el uso de apelativos no es frecuente; de igual manera las circunstancias de la situación en la que se encuentran los hablantes es un factor influyente, como se demuestra en el caso 1-3, en el que la muchacha saluda agitando la mano debido a que se estaba tomando una bebida caliente, pero así mismo no se puede considerar que haya una relación muy cercana entre ellos, ya que el joven tampoco utilizo ningún apelativo y si uno se fija detenidamente en el comportamiento del hablante A se puede ver que este solo le dice hola a la hablante B mientras que el ¿Cómo están? esta dirigido más que todo al hablante C. A partir de ello se pretende mostrar que el uso de apelativos no está mediado solo por la cercanía entre los hablantes sino por factores tales como el lugar, las circunstancias del contexto en el que se encuentran e inclusive la personalidad de los interlocutores a la hora de desarrollar el acto comunicativo.

Para la clasificación E-3 que solo se da en el ejemplo 1-8 se presenta tanto el contacto físico como el uso de apelativos (C-1 y D-1), lo cual indica una relación de familiaridad entre las hablantes, ya que el hecho de modificar el nombre de la persona se puede considerar como un apelativo (apodo) que demuestra confianza o un sentimiento de cariño.

Con respecto a la tipología E en general, se presentan diferencias en el contacto físico dependiendo del sexo de los hablantes, ya que cuando se trata de un saludo entre un hombre y una mujer o entre dos mujeres el contacto físico que se presenta es un beso en la mejilla, mientras que los saludos entre hombres se caracterizan más por un apretón de manos e inclusive un abrazo con palmadas en la espalda, lo cual demuestra no solo familiaridad entre los hablantes, sino que también los estereotipos creados por la cultura colombiana (teniendo en cuenta que se habla más a nivel urbano-rural y a los tintes conservadores respecto a las divisiones de género), ya que las costumbres y hábitos que se nos han inculcado desde pequeños han generado en cada persona un performance de ser hombre o ser mujer (culturalmente hablando), lo cual se ve reflejado en el hecho de que dos hombres no se saluden de beso, puesto que en nuestro conocimiento popular se consideraría raro o tendría tendencia a ser un acto homosexual. Aunque cabe destacar que estos estereotipos dependen de varios factores, entre ellos la cultura de cada sociedad y las circunstancias en que se de el saludo, ya que un niño pequeño y su padre pueden compartir un beso en la mejilla como un saludo casual, sin que se consideren homosexuales, de igual forma en Argentina los padres besan a sus hijos en la mejilla, así sean mayores; por lo que también se deben tener en cuenta cuestiones como la edad o el lugar.
De la misma manera otro estereotipo que se ha generado es el del tuteo, pero éste esta de igual forma influenciado por una serie de factores como en el caso de los apelativos para la interpelación. Según las transcripciones en los seis casos de saludos entre hombres (E-1) no se da ningún tuteo entre ellos, mientras que en el caso de un hombre y una mujer (E-2) se dan 3 de los 5 casos posibles, teniendo en cuenta que los 2 casos restantes se refieren al ejemplo 1-1 en el que se da una relación cliente-vendedor en el que son desconocidos y es entendible que se quieran dar ciertas distancias, mientras que el otro ejemplo, el 1-3, hace referencia a la muchacha que estaba saludando mientras bebía su agua aromática. Un hecho importante que se debe rescatar es, que dentro de los tres casos en los que se presenta el tuteo hay uno de ellos que muestra otra forma de tuteo diferente al contraste entre tu/usted, la cual se refiere (en la mayoría de países) al “voseo”, el cual se entiende como el uso del vos en vez del tu y del usted para dirigirse al otro hablante, lo cual se expone en el ejemplo 1-6 en el que la muchacha A le pregunta al muchacho B ¿y vos?.
A su vez, el ejemplo 1-8, que es un saludo entre dos mujeres (E-3), presenta el uso del pronombre en segunda persona del singular, aunque cabe anotar que este se da de forma tácita, es decir que no se dice propiamente el tu o el vos sino que esta inferido dentro del saludo: ¿Cómo estás? es la expresión comúnmente empleada, pero añadiendo el pronombre seria ¿Cómo estas tu? o en yuxtaposición el vos, si bien debe recalcarse que el uso de este último no es muy frecuente en países como Colombia pero si en otros lugares como Argentina, donde su utilización no está restringida bajo la forma de demostrar cercanía hacia alguien sino como un vocablo común y cotidiana entre cualquier persona. Solo en los ejemplos 1-4 y 1-6 se dan de manera implícita pronunciando el vos y el tu respectivamente. Con relación a ello el tutear a alguien se da, aquí en Colombia, como una señal de familiaridad y estrechez, ya que generalmente las personas no depositan su confianza en aquellos que no conocen, así mismo uno no toma confianzas que no se le hayan atribuido.


En síntesis de lo anterior el 40% de los saludos se da el tuteo, de los cuales el 30% es de tipología E-2, mientras que el 10% es de tipología E-3

TABLA 2

Al realizar un análisis de datos de la Tabla 2 se puede observar que el 22.3% de los saludos son tipo A-1 que contienen caracteres tanto formales (Buenas noches) como “especializados”, es decir, que se utilizan más frecuentemente en situaciones de comercio con relación a cliente-vendedor que en otras circunstancias, como lo es el “Buenas”. Por otro lado el 66% de las cadenas comunicativas son de tipo A-2, en el que se presentan dos casos concretos (el primero de ellos se identifica en la tabla con un asterisco):

  1. Uno de los hablantes saluda y la otra persona contesta de acuerdo a la expresión utilizada por el otro. Dentro de esta categoría se incluyen situaciones como la de los ejemplos 2.1 y 2.8 en los cuales se da una correlación pregunta- respuesta (¿Cómo estás? – Bien; monis buenas - ¿Cómo está monita?), ejemplos 2.6 y 2.9 de saludos que incluyen expresiones características del contexto de la Universidad de los Andes (Monita, buenos días – buenos días; monis buenas-hola) y como la de 2.9 que incluye expresiones estándares de cortesía, como lo es gracias – con mucho gusto, que indica una despedida.
  2. En este caso se hace énfasis al desarrollo concreto de la venta y compra de comestibles, por lo que en los casos 2-3 y 2-10 el saludo “estándar” es solo por parte de la vendedora, mientras que el cliente contesta con su pedido.

En este aspecto solo se da un saludo de tipo B1, el cual, para muchos, al tratarse de una despedida con una expresión “especial”, ya que dice gracias y se retira, es algo que no necesariamente se debe entender como si ignorase al cliente sino que al cumplir con la entrega del pedido ya no hay necesidad de mantener más la conversación. En cuanto al contacto físico, este es completamente inexistente, en el acto comercial no se da una relación diferente a la de cliente-vendedor. En este caso se podría hablar de un conocimiento tanto del vendedor como del comprador sobre las acciones que se deben de tener en cuenta a la hora de encontrarse en un acto comercial, es decir que se habla de un protocolo que aunque no esta escrito propiamente se reconoce y efectúa.

En cuanto a los apelativos en la interpelación, se dan un 44.5% en las que se da el tipo D1, que se refiere a la expresión “monito”, la cual es utilizada tanto por las vendedoras como por los compradores y con ciertas variaciones de la palabra (monis, monita), lo cual se puede entender como una forma de hacer la comunicación más informal, amena y familiar, ya que el uso de este apelativo puede minimizar la distancia entre los hablantes así sea sólo durante ese acto comunicativo.


El apelativo de monito (junto con sus variaciones) es una expresión muy particular que solo se denotó en varias de las cafeterías de la Universidad de los Andes, en un principio el escuchar esta palabra supone una atmosfera diferente a la de una cafetería, ya que dependiendo de la entonación, las personas involucradas, el lugar y la intención con que se use, esta palabra puede tener una connotación despectiva, es decir que se puede malentender como si su uso fuera de mala educación y/u ordinario.

Con respecto a la tipología E se presentan 10 casos de los 9 saludos tomados (en el saludo 2-10 se da tanto la clasificación E-2 como E-3). Con respecto a la clasificación se puede decir que el 90% de los saludos se dan en una relación mujer-hombre (E-2) y un 10% mujer-mujer (E-3), debido a que el personal que atiende la cafetería es femenino, por lo que una tipología E-1 es improbable. Uno de los factores al que se debe el hecho de que casi en su totalidad los saludos sean de tipo E-2 es la hora y el lugar en la que se tomaron los saludos, ya que el 55.6% de los saludos se dieron entre las 6:30 y las 7:00 de la noche en la cafetería del edificio de ingeniería, lugar al que comúnmente no se dirigen los estudiantes, en especial las mujeres, lo cual se debe a dos posibles razones, una es que a esa hora la mayoría de las clases ya ha concurrido por lo que salen del edificio a realizar otras actividades, entre ellas, el hecho de tomar el transporte publico (más que todo Transmilenio) que entre más tarde es más complicado y tedioso de coger por la alta concurrencia de personas, también se debe al prejuicio o tabú que se tiene sobre el hecho de que es peligroso para una mujer estar sola en la noche y mucho pero si es en el centro de Bogotá (comentarios de algunas estudiantes de ingeniería); así mismo se debe tener en cuenta que una gran parte de los estudiantes de ingeniería son hombres.

Por otra parte, también se puede tener en cuenta la fisiología de los hombres como un factor determinante de la tipología E-2 con relación, nuevamente, a la hora, ya que el 44.4% de los saludos se dan a las 10:30 de la mañana, una hora promedio en que los hombres “ya tienen hambre”, asumiendo que la mayoría de las clases o sus actividades empiezan alrededor o antes de las siete de la mañana, por lo que se considera que es la hora de las nueves, la cual, por experiencia propia y de cada una de las integrantes del grupo nos las podemos saltar, mientras que los chicos poseen un mayor apetito, lo cual se corrobora en los ejemplos 2-8, 2-9 y 2-10, en el que los clientes piden arepa con milo y un lipton o una pizza de pollo, lo cual se considera más que un aperitivo si se tiene en cuenta que la hora del almuerzo se da entre la 1:00 y las 3:00 de la tarde. Así mismo se puede considerar que no se debe solo al apetito masculino, sino también al hecho de que no habían desayunado correctamente o que se querían dar el “gustico” de comer algo.
Para el caso de E-3, el saludo de la vendedora esta guiado hacia el muchacho, pero es su acompañante la que hace el pedido de alimentos a la vendedora, un caso muy particular, ya que tanto la clienta como la vendedora omiten el saludo “estándar” entre sí para dirigirse inmediatamente al ámbito de las ventas, lo cual genera entre si solo una relación meramente comercial.

Un factor determinante de la tipología E es el tuteo, ya que la cultura, junto con el idioma, las relaciones sociales y demás factores que establecen en cada grupo humano son fuertes condicionantes para su uso. Para el caso de la clasificación E-2 se da que el 66.7% de los saludos están mediados por el uso del tuteo (ejemplos 2-1, 2-2, 2-3, 2-4, 2-9 y 2-10), en el que solo los casos 2-3 y 2-10 lo señalan explícitamente con el uso del tu, mientras que en el resto se da de manera tácita, es decir que se sobreentiende que se trata del pronombre personal tu, aunque también se da la posibilidad de que se trate del uso del vos, lo cual estaría implícito en los hábitos y costumbres que haya desarrollado el hablante, como es el caso de algunas ciudades de Colombia como Medellín, donde muchos de sus habitantes utilizan este pronombre junto con su particular acento: ¿Vos qué queres? a lo que muchos considerarían como un error gramatical, pero que se ha convertido en un modismo de muchos antioqueños colombianos.

Por otro lado los tres saludos restantes que no mostraban ningún tuteo pueden evidenciar tres situaciones que generan este acontecimiento. Uno de ellos es el uso de expresiones que no necesiten la presencia de los pronombres personales, como es el caso de los saludos formales cliente-vendedor: Buenos días y sus variaciones dependiendo de la hora, como se da en el caso 2-6. Por otra parte está el uso del nombre o de los apelativos para dirigirse a la persona en cuestión, lo que indica que estos reemplazan tanto al tu como al vos, tal es el caso del ejemplo 2-7. Por último están las despedidas que se generan en los ambientes comerciales, en los que dar las gracias es más que suficiente para terminar con una situación de compra y venta en un momento determinado, como es el caso 2-8. En cuanto a la clasificación E-3, el saludo 2-10 enmarca la situación de tuteo entre los dos compradores y no entre la vendedora y la compradora. Lo cual indica que solo en la tipología E-2 se presenta el tuteo.

Un hecho importante que se dio en estos saludos es que los seis casos que presentan tuteo, son pronunciados por parte de los hombres, es decir, por parte de los compradores, mientras que las vendedoras utilizaban expresiones que no implicaban pronombres personales o eran cambiados por el apelativo de monito (junto con sus derivados). Ello podría deberse en gran parte a las formalidades y distancias que se dan en los ambientes de venta, ya que en muchos lugares de comercio recomiendan que “los vendedores deben ser amables pero no confianzudos con los clientes para así evitar malentendidos con ellos”. Siguiendo esta recomendación se entendería que es mejor no tutear a los clientes, ya que así se mantiene una distancia propicia en lo que concierne tener una relación intima y una de comprador-vendedor. Para el hecho de que los hombres tuteen a las vendedoras se dan varios posibles casos, uno es que estos personajes ya estén acostumbrados a tutear a cualquier persona, otro es que al tratarse de un servicio quieren demostrar su agradecimiento siendo elocuentes y tratándolas de manera informal y cercana (este último se refiere a no tratarlas como unas completas desconocidas). También está el hecho de que no todas las personas se sienten cómodas diciendo monito a las vendedoras por lo que prefieren tutearlas.

TABLA 3

Al examinar los datos obtenidos de la Tabla 3 se puede apreciar que un 90% del total de los resultados, corresponden a saludos entre pares adyacentes distintos (A-2), con respecto a ello se presupone que los estudiantes comparten entre sí una mayor variación dialéctica a la hora de saludarse, lo cual se corrobora a su vez con el uso de expresiones en forma de pregunta, como lo son ¿cómo estás? o ¿qué más?, en los que (a menos que se dé un traslape o interrupción) no se contesta inmediatamente con otra pregunta (o con la misma) sino que en primer lugar se responde y después de ello se puede devolver la pregunta o simplemente continuar con otro tema. Entre ellos están os ejemplos 3-2, 3-3, 3-6, 3-8, 3-9 y 3-10, son claras muestras de este fenómeno.

De igual manera el uso de apelativos para la interpelación (D-1) es un factor codificante de la clasificación tipo A-2, ya que en el 50% de los saludos se utilizan diferentes apelativos como: “perro” y “perrito”, lo cual indica con ello una mayor confraternidad entre los hablantes, sin dejar de lado el uso de sustantivos y adjetivos para referirse a un sujeto concreto, tal es el caso de hermana, muñeca y hermosa indican cierta familiaridad entre los interlocutores; así mismo, el uso del nombre de las personas pero con algunas variaciones comparten un significado de apodo como lo es “Nata” de Natalia (ejemplo 3-6) o (en el ejemplo 3-1) “Dani” de Daniela. Estos tres ejemplos no solo dan a conocer la presencia de una mayor cercanía y camaradería entre los actores, sino que también demuestran como a partir de la confiabilidad se da el uso de apelativos que enriquecen las expresiones lingüísticas referentes a los saludos, haciéndolos más característicos dependiendo de los involucrados en el acto comunicativo.

El ejemplo 3-9 que hace referencia a una tipología B2 (otros ejemplos), es un caso muy especial, ya que en este el hablante A (un joven estudiante entre los 18 y 20 años) deja de lado las formalidades y la estructura básica cortés de saludar antes de entablar una conversación o de encontrarse con alguien con quien se tiene cierta cercanía o contacto (ya sean como conocidos del trabajo o estudio, compañeros, amigos, novios, etc.), para referirse de manera inmediata y con un sentido de preocupación a las razones por las cuales la hablante B no había asistido a clases. Ello de muestra que la inquietud de A esta enmarcada por la sensibilidad de la relación existente entre ellos, lo cual también se refleja en B, puesto que muchas personas se disgustarían si preguntan sobre ellas de manera repentina sin saludarse de antemano, pero B le contesta, aunque en un tono irónico acompañado por un sentimiento de desanimo, que su ausencia no se debe a un motivo de gravedad, pero sí de importancia para el desarrollo de las actividades académicas.

Un hecho muy particular que se presenta con estos saludos es que no hay muestra alguna que evidencie contacto físico entre los hablantes (100% de la clasificación C-2), a lo que se pueden proponer varias causas, entre ellas el hecho de que no haya una relación realmente cercana entre los hablantes, es decir, que se tratan de personas recién conocidas (ejemplo 3-5) o de compañeros de clase (se puede percibir este tipo de relación debido a que el tema que se trata después de varios saludos es de interés académico). De igual manera el ambiente o contexto espacial que los rodea es un factor decisivo en los saludos, ya que las aulas de clase y los corredores de las facultades no son espacios caracterizados socialmente para ser sensacionalistas o expresivos, por lo que muestras de afecto como los besos en la mejilla o golpes sonoros del choque de manos no son muy comunes, más aún si la clase ya ha empezado.

Para la tipología E se tienen en cuenta que de los 10 saludos tomados se dan 11 diferentes formas de relaciones con respecto al género de los hablantes, ya que en el ejemplo 3-8 se da tanto la tipología E-1 como la E-2. Con respecto a los resultados mostrados por la tabla los porcentajes en los que se presenta esta tipología en los saludos son:
  • Tipología E-1 ---------------------------------------36.37%
  • Tipología E-2 -------------------------------------- 54.55%
  • Tipología E-3 ---------------------------------------9.08%


Con respecto a ello se aprecia que la clasificación E-2 predomina en el lugar 3 sobre E-1 y E-3 en una relación 6:4:1. Para el caso E-1, de saludos entre hombres se da que se utilizan apelativos para la interpelación en el 40% de los casos de D-1 (es decir que se dan dos de los cinco que se presentan, los cuales corresponden a los ejemplos 3-8 y 3-10) que corresponden a los apelativos de perro, perrito y marica; en el que se debe resaltar que la relación de los hablantes en el ejemplo 3-8 expresa una gran camaradería, ya que son bastantes enfáticos a la hora de dirigirse entre ellos, sin contar que las dos partes utilizan apelativos para comunicarse e inclusive el marica cuya connotación fuera de un contexto de confiabilidad es un insulto. De igual forma el caso E-2 también presenta un 40% de los apelativos como muñeca y nata de los ejemplos 3-6 y 3-9, en el que se debe tener en cuenta que en el ejemplo 3-8 no se adjunta a este caso debido a que los apelativos utilizados se dan entre A-B (hombres) y no con C (mujer). A parte de ello se ha podido apreciar a través de estos dos ejemplos que los modismos propios de cada persona también son un factor decisivo a la hora de utilizar apelativos, ya que en los dos casos el interlocutor varón es la misma persona dirigiéndose con el mismo apelativo a dos personas diferentes, lo cual podría evidenciar que es un apelativo que utiliza para dirigirse a las muchachas cercanas a él (no obstante para corroborar ello sería necesario hacer un seguimiento más profundo sobre el caso).
Por otro lado el caso E-3 tiene el 20% de los apelativos, es decir que el único caso que se da (el ejemplo 3-1) muestra de manera enérgica el uso de la frase niña hermosa como un patronímico hacia una amiga muy querida (lo cual se puede corroborar por las actuaciones posteriores al saludo que demuestran gran familiaridad y cariño).

Asimismo se ha tenido en cuenta el uso del tuteo como una forma de demostrar confianza hacia el otro interlocutor, no obstante, también se ha convertido en una forma estereotipada para definir el género, por lo que los hombres no suelen hacer uso de esta hacia otros hombres. No obstante, todas las consideraciones tienen sus excepciones, como se demuestra en la tipología E-1 donde, de los 4 casos que se dan, uno de ellos (el ejemplo 3-4) realza de manera implícita el uso del pronombre y del mismo en forma tácita. Un hecho, que a decir verdad, sorprende a muchos, en especial a aquellos que han vivido durante mucho tiempo en lugares como Bogotá, una ciudad conservadora donde el tuteo entre hombres es visto como una situación de desconfianza por parte de terceros (en algunos casos conocidos o no de los interlocutores), en las que estos pueden considerar su relación como algo más intimo que una amistad, es decir, que tienen vislumbres de ser homosexuales o bisexuales; pero ello no es el único caso, también pueden estar los comentarios, que a muchos nos parecen machistas, en los que se considere cursi o afeminado que el hombre tutee, inclusive si se trata con una mujer, lo cual es una opinión un poco errada, ya que ello significaría que si las mujeres no tutean serian marimachas. Estos dos casos están mediados por una perspectiva social y cultural que recrea los imaginarios de lo que debe ser o hacer una persona que quiera ser vista, dentro de esta sociedad, como hombre o como mujer, lo cual, como se ha mencionado anteriormente, depende del lugar y de la cultura presente (sin mencionar las opiniones personales puedan tener), puesto que en regiones como el Caribe colombiano las personas se tutean o se vosean sin importar el sexo o el grado de confiabilidad que haya entre ellos, es decir que el tuteo se toma como una manera informal de expresarse con cualquier hablante, igual que ocurre que ocurre en otros países del mundo como Argentina y España.

De acuerdo a la tipología E-2, de los seis casos que se dan cuatro de ellos (el 66.7%) demuestran el uso del tuteo por parte de los pares hablantes, en los que se dan tres casos diferentes. Primero: tuteo por parte de la mujer pero no por parte del hombre, como se muestra en el ejemplo 3-2, donde el hombre contesta con un sustantivo (compañeras), lo cual es comprensible, ya que el uso del vos o del tu está restringido a una sola persona y en este caso se estaba refiriendo a más de una, por lo que pudo haber utilizado ustedes o vosotras, no obstante su uso esta mediado por la confianza y la costumbre, ya que al decir hola, ustedes sonaría muy cortante (brusco) si se trata de amigos, mientras que si se habla del vosotras este no es muy utilizado en Bogotá y en la mayoría de ciudades colombianas. Segundo: cuando el tuteo es mutuo se puede considerar que los hablantes son cercanos entre si como ocurre en el ejemplo 3-6 en el que comparten una amistad desde comienzos de la universidad, a diferencia de lo que ocurre en el ejemplo 3-5, donde son dos personas que se acaban de presentar para desarrollar de forma conjunta un parcial, por lo que suponemos que el uso del tuteo se da para amenizar la distancia entre los dos individuos, quiere decir que utilizan el tuteo para crear confianza entre ellos, aunque este se ve un poco sesgado por el hecho de que ella olvidara el nombre del muchacho, razón por la cual se evidencia el uso del usted (de forma tácita) por parte de él. Tercero: el tuteo por parte del hombre hacia la mujer demostrado en el ejemplo 3-9, en el que el muchacho empieza preguntando por la situación de ella, a su vez que la muchacha contesta sin la necesidad de usar los pronombres personales debido a su respuesta.

Por último, se tiene en cuenta la tipología E-3, en cuyo único caso hay presencia de tuteo por parte de las dos hablantes, en la que se identifica la existencia de la amistad, no solo por el tuteo, sino que también por el apelativo de niña hermosa y la forma emotiva como la pronuncia una de ellas.

Con respecto al 43.3% restante de los saludos de tipología E-2 que no utilizan el tuteo, como el caso 3-8 en el que tanto la mujer como el hombre utilizan expresiones que no involucran el uso de pronombres personal; mientras que en el ejemplo 3-3 es importante resaltar que se da un saludo entre más de dos personas, por lo que el pronombre tácito se refiere a ustedes lo cual no permite el uso del tu y del vos. Se pensaría lo mismo con el vosotros, ya que el verbo de la frase también tendría que ser modificado, es decir que en vez de decir: ¿Cómo están (ustedes)? Se tendría que decir ¿Cómo estáis (vosotros)? Esta sería la primera impresión de cómo se usaría el vosotros dentro de la frase para que estuviera correctamente pronunciada, no obstante se han considerado diversas formas para el uso del vosotros dependiendo más que todo del lugar, sin embargo para el caso de Bogotá es muy poco común el escuchar a otra persona hablar con este pronombre que siglos pasados se utilizaba para reverenciar a vuestra majestad.
CONSIDERACIONES DE LA TABLA COMPARATIVA

El siguiente análisis se basa en la recopilación de los datos obtenidos a través de los saludos de los tres lugares anteriormente descritos y analizados, en un principio lo que se pretende es señalar las distintas relaciones que se dan entre los saludos de cada uno de los lugares para identificar similitudes y diferencias que permitan abarcar nuevos planteamientos o permitan reafirmar varias de las hipótesis que se han estado esbozando y desarrollando por medio de las anteriores tablas de información.
En primera medida se tiene presente que el único lugar en el que se presento la tipología A-1 (pares adyacentes iguales) fue en el lugar 2, el cual se refiere a dos de las cafeterías de la Universidad de los Andes, una de ellas es la cafetería central mientras que la otra es la cafetería de la facultad de ingeniería. Como se muestra en los saludos, es más factible que en un punto de ventas formal, como lo son las cafeterías dirigidas por personal que no pertenece propiamente al cuerpo estudiantil, se efectué este tipo de saludo, ya que la manera más cortes y amble para saludar en este tipo de establecimientos es el buenas que en muchas ocasiones puede estar acompañado por un sustantivo que indique un rango horario, como lo es buenos días, buenas tardes o buenas noches (que es el caso aquí presentado). Una de las razones por las que no se dio esta clasificación, sino que se dio la de tipo A-2 en casi un 79.3% del total de todos los saludos, es que en los demás lugares como por ejemplo en las chazas de la Universidad Nacional, tanto la clientela como los vendedores (en su gran mayoría) son estudiantes, por lo que los dos grupos consideran innecesario el uso de saludos formales, sino que saludan de manera informal e inmediatamente hacen su pedido a menos que aparte de la relación cliente-vendedor ya se haya efectuado algún otro lazo. Además de ello, en las otras situaciones no se presento la tipología A-1 por el uso de apelativos o de nombres propios; también, porque seguido de un saludo informal como hola iba a continuación una pregunta que generalmente era contestada para después ser devuelta o se proseguía con un tema diferente.

En los cuatro casos de B-1 que se presentan, ninguno de ellos hace alusión a un sentimiento de rechazo hacia aquel que los saluda o despide, sino que en estos casos se refiere a aquel que se expresa de manera verbal mientras que el otro interlocutor, debido a las circunstancias de la situación (como tener las manos ocupadas o la boca llena) lo expresa por medio de contacto físico como un beso en la mejilla, choque de manos, abrazo con palmadas en la espalda, o por medio de gestos corporales como agitar la mano o mover la cabeza de arriba abajo en ademan de saludo.
Por otro lado el único saludo con clasificación B-1 se dio en la Universidad Autónoma, en el que las formalidades y la cortesía quedo de lado frente a la preocupación y el alivio que se da cuando algo inesperado sucede con aquellos cercanos a nosotros y nos logramos reunir con ellos después de ese acontecimiento. Por ello las normas básicas de comportamiento, como lo son los saludos, no siempre permiten visualizar la magnitud o la estreches que hay entre las personas, lo cual no quiere decir que es un factor que permite entrever ciertos lazos de confianza.


Como muchos de nosotros sabemos y damos razón de ello, un acto comunicativo que se da entre una o más personas ya sea de manera formal o informal pero que implique contacto físico, uso de apelativos o tuteo, indica que es un reconocimiento del otro entre una mayoría y es una muestra de confianza entre dicha o dichas personas, lo cual genera consigo un sentimiento de intimidad y familiaridad. Con respecto a ello se puede evidenciar que en el sitio 1 (Universidad Nacional) se da una mayor familiaridad (más que todo expresado como compañerismo y amistad) entre los diferentes hablantes, ya sea que se trate entre un hombre y una mujer con besos en la mejilla o con el uso del tuteo y el voseo; en una interacción mujer-mujer con besos en la mejillla, con apodos y tuteándose entre sí; o en un saludo entre dos hombres con choque y apretón de manos y en algunos casos con abrazo y palmadas en la espalda, atribuyendo patronímicos que solo ellos podrían decirse entre sí, puesto que resaltan los buenos parces que son, ya que un matute esta en las buenas y en las malas. Ello demuestra que hay una mayor camaradería en el sitio 1 en comparación con el sitio 3, en cuanto a la presencia de contacto físico (en el lugar 2 y 3 es nulo), ya que en cuanto al uso de apelativos entre hombre y mujer el lugar 2 supera al lugar 3 y al 1. No obstante, con respecto al uso de apelativos para la interpelación se debe tener en cuenta que estos no necesariamente dan cuenta de una relación más cercana entre los participantes del acto comunicativo, ya que en muchas ocasiones, y más que todo entre hablantes hombre-mujer y mujer-mujer, el uso de estos no solo esta mediado por la relación existente entre los interlocutores sino que también por factores tales como el espacio (apreciación del lugar 2 con el uso de la palabra monito), las circunstancias o el contexto (valoración del lugar 1), el hecho de que estén o no más personas presentes y su relación con estas, pero en especial a la personalidad de los hablantes (como se aprecia en el lugar 3, en el caso del muchacho que utiliza el apelativo muñeca), ya que en muchas ocasiones es esto lo que permite o no el uso de apelativos para la interpelación e inclusive el hecho de tener contacto físico con otra persona o de tutearse en un saludo.

Como lo expresan las muñecas y la niña hermosa del lugar 3, quienes están mas acostumbradas a tutearse ya sea con los hombres o con las mujeres, tanto así que esta situación también se presenta entre hombres, que aunque es un caso único en todo el muestreo realizado, no significa que entre otros interlocutores no se efectué, pero si es un punto bastante controversial, puesto que se enfrenta a la visión estereotipada del performance de ser hombre o ser mujer, lo cual ha conllevado a que muchas personas, tal vez sin mala intención, cataloguen a estos individuos como homosexuales o afeminados que, como se ha mencionado con antelación, esta mediado por las relaciones sociales y culturales de cada grupo humano. Como se aprecia en Argentina, donde el voseo es una práctica tan común como el hecho de comer, por lo que en ella (sin que hayan prejuicios sobre la sexualidad) solo se quiere expresar una manera informal de referirse a otro sujeto, mientras que aquí en Bogotá tiene el mismo significado más un agregado importante, puesto que en el tuteo o el voseo se inculcan sentimientos de confianza y familiaridad, por tal razón mucha gente considera que el tuteo por parte de un hombre es cursi, y homosexual si se da hacia otro hombre. Pero tal parece que casi al 56% de los hombres que intervinieron en los saludos no les afecta el tutearse con las mujeres, en especial a los estudiantes de la Universidad de los Andes y al 3.4% no les importa hacerlo con un compañero hombre.
Sin embargo, es importante tener en cuenta que antes de congeniar con otras personas, la mayoría pregunta si los pueden tutear, aunque en muchos casos se da de manera espontanea, pero siempre se comienza con el uso del usted, el cual no es solo una forma del lenguaje que permite socializar, sino que también demuestra formalidad y respeto, por ello es frecuentemente utilizado en relaciones con individuos de alto cargo social o académico e incluso con los desconocidos, ya que son personas con las que no se comparte ningún lazo de confiabilidad, pero que de igual modo uno debe mostrarles respeto.

El siguiente comentario, que es como una parodia, deja enmarcado de manera más clara la importancia del tuteo, en el que se crean nuevos lazos de confianza y otros se pierden por medio de este:

Una conversación entre el director de un banco y un detective contratado para vigilar a un empleado del mismo banco. Éste, el empleado, al parecer, se ausenta al medio de su horario laboral y, según intuye el director del banco, debe estar involucrado en problemas, ya que nunca faltaba al trabajo e inclusive se quedaba en las horas del almuerzo.
Entonces, el detective persigue al empleado y al cabo de unos días se reúne con el director del banco y le lee el informe redactado durante su vigilancia. El informe dice así: “López –el empleado perseguido por el detective– sale normalmente al mediodía, toma su coche, va a su casa a almorzar, luego echa un polvo a su mujer, se fuma uno de sus excelentes habanos y vuelve a trabajar”. Un informe normal, aparentemente. Ante éste, dice el director del banco, ah, menos mal, no hay nada malo con él.
Entonces le pregunta el detective: señor, ¿puedo tutearle?, y el director, ante tal pregunta, responde con sinceridad: claro, cómo no. Entonces dice el detective: “Te repito. López sale normalmente al mediodía, toma tu coche, va a tu casa a almorzar, luego echa un polvo a tu mujer, se fuma uno de tus excelentes habanos y vuelve a trabajar".


Otro rasgo que permite evidenciar familiaridad es el contacto fisico con relación a la tipología E. Cuando los hablantes son hombre-mujer y mujer-mujer el contacto físico que se da es de un beso en la mejilla, mientras que en una relación de hablantes hombre-hombre se dan apretón de manos e inclusive abrazos, esto demuestra no solo las diferencias en el comportamiento de las personas para saludar dependiendo del género sino que también la diversidad que se presenta entre ellos, lo cual tiene implicaciones culturales dirigidas hacia el performance de ser hombre o mujer que, como se trato en las clases y exposiciones, es un modo de actuar que se nos inculca más que todo en el colegio y por los padres o familiares para comportarse dentro de las costumbres que se den en un lugar determinado, ya que en otros lugares del mundo hay una gran cantidad de culturas con hábitos diferentes que establecen sus propias simbologías e imaginarios para cada género, que a su vez se reafirman con la forma de actuar a la hora de saludar; un ejemplo de ello se muestra en nuestro país y en muchos en los que el beso se utiliza como una forma de saludo o despedida entre hombre-mujer o entre dos mujeres pero no entre dos hombres por el predominio de los estereotipos sexistas o también por la imagen que se tiene de lo homofóbico, muy diferente a lo que sucede en países como Francia, en el que dos hombres pueden compartir un beso en la mejilla sin que sean considerados “raros”, es decir, sin que se les dé una connotación de "gais".

De igual forma los diferentes tipos de contacto tienen sus propias connotaciones frente al mundo social, un ejemplo de ello son los besos, los cuales dependiendo de cómo o en qué forma se efectúen tienen un significado diferente. A parte del beso en la mejilla mencionado posteriormente, también está el pico, muy utilizado en los saludos entre padres e hijos menores en los que los labios se ponen de manera rápida y momentánea sobre la mejilla o incluso sobre los labios de la otra persona, también están los besos de las parejas que son de boca a boca o los besos franceses en los que interviene la lengua, etc. Con ello quiero plantear que a medida que el contacto físico se vuelve más intimo, la confiabilidad que se deben tener aumenta, ya que un beso francés generalmente se da entre parejas que comparten un vínculo especial. Esta es una de las percepciones que se tiene, la cual de cierta forma es muy conservadora comparada a la actualidad donde cualquiera besa al que quiera, en el que el sentimiento es mas de placer que de amor o confianza.

Conjuntamente, se deben tener en cuenta otras formas de demostrar la familiaridad, como son los gestos y el performance al hablar, lo cual es mayormente notado en el lugar 1, puesto que las risas, los cambios a nivel tonal y los mismos movimientos corporales son más íntimos de los que se expresan en el lugar 2 y 3 (Universidad de los Andes y Universidad Autónoma respectivamente), porque permiten evidenciar de manera concreta el estado de ánimo del hablante, lo cual no se demostraría con un recién conocido.

Este fenómeno esta mediado en parte por el contexto y el ambiente, más exactamente por la concepción de espacio o entorno en el que se encuentran los hablantes. En el primer sitio se trata de un lugar al aire libre en el que se reúnen una gran diversidad de estudiantes y de igual manera, de personas con diferentes edades, lugares de procedencia, opiniones y formas de comprender y entender la vida; pero más concretamente se trata de los grupitos que se forman, puesto que son la reunión, generalmente, de personas que mantienen una relación más estrecha entre sí, es decir, que no se trata solo de un mero conocido, sino de alguien que es especial e importante y cuya relación esta mediada por un sentimiento de amistad y confiabilidad. Mientras que en lugares como la Universidad Autónoma cuyos saludos son en el interior de las diferentes facultades y aulas de clase se puede evidenciar un cierto distanciamiento entre los hablantes, incluso muchos de ellos se saludaban por primera vez, o se reencontraban después de un tiempo considerable, lo cual indica una falta de confidencialidad y camaradería; de igual manera, el salón de clase se puede considerar como un recinto poco intimo, empezando por su infraestructura, ya que se trata de un lugar cerrado, enmarcado por cuatro paredes que no poseen más que un lúgubre color blanco que no apoya a la emotividad o al apasionamiento de la expresividad, sino que todo se mantiene con un carácter taciturno e inquebrantable (aunque cabe denotar que este es solo uno de los caracteres que determinan el por qué de la forma del saludo ya que también hay otros factores como la personalidad de los hablantes que pueden ir en contra de este). Asimismo muchas de las personas que aduras penas hemos visto y que incluso no conocemos su nombre están presentes para atender a las clases, pero no solo eso, también están allí, consientes de la interacción que se da entre las demás personas que se encuentran en dicho lugar, lo cual, probablemente, impide que se dé una mayor expresividad a la hora de saludarse, pues hay un sentimiento de observación y con ello de timidez y posiblemente de vergüenza, lo cual es entendible al referirnos a personas que, aunque son compañeros de clase, aun continúan siendo desconocidos. Esto ocurre en menor medida en un espacio abierto, rodeado de colores y zonas verdes, cuyo entorno estructural se ha convertido en una construcción social que permite a las personas tener no solo un sentimiento de comodidad sino que también de libertad y espontaneidad.

De igual forma el lugar 2, una cafetería “privada” de la Universidad de los Andes (si se le compara con las chazas presentes en la Universidad Nacional) mantiene una infraestructura más acogedora, incluso mucho más que un salón de clases, puesto que tanto los colores rojos y cafés (tonalidad de colores de la misma madera lacada), además de asientos y mesas de madera y un agradable olor a comida junto con el deleite de los ojos al observar los diferentes pasabocas y demás comestibles que se venden , permiten que cualquier cliente quiera comprar algo. No obstante el mismo hecho de considerarse un establecimiento privado trae consigo ciertas connotaciones comportamentales como se pueden apreciar en casi todos los ejemplos obtenidos, en los que la expresión gestual es mínima, ya que es una interacción entre dos desconocidos, pero al ser un acontecimiento de servicio es necesario actuar de manera cordial y amable, puesto que es un canon cultural que hemos adoptado para este tipo de situaciones, especialmente por parte de la persona que presta el servicio. Sin embargo es necesario resaltar que al tratarse de una persona mayor, que es mujer y cuya interacción más allá del servicio no nos interesa, la mayoría de los saludos están mediados por oraciones lingüísticas que, aunque son bastante formales y poco gestuales, no son forzadas, es decir, que al ver y escuchar la entonación que utiliza el cliente no se percibe una sensación de rigidez o tensión, lo cual se pensaría que sucede por tratarse de un sitio “sofisticado”, pero ello no ocurre en gran parte por la cortesía que expresa la vendedora, pero también por la acogida que brinda la disposición del lugar y el conocimiento cultural sobre la forma adecuada de soportar una situación de esta índole.


Como se menciono anteriormente, en estos lugares también es necesario tener en cuenta las normas que se le imponen, que aunque no estén escritas propiamente en un manual son de conocimiento común y se han convertido en una parte fundamental de nuestra cultura, un ejemplo de ello es la cafetería (lugar 2) y los salones de clase (lugar 3) en los que, como norma comportamental, se pretende que los presentes mantengan una actitud calmada, con un tono de voz bajo durante las conversaciones y que preferiblemente no contengan o hagan referencia a groserías o a palabras malintencionadas (aunque cabe anotar que siempre hay excepciones), puesto que ello, ante nuestra cultura conservadora, es mal visto ante la sociedad y de cierto modo indigno de lugares como estos; mientras que los lugares abiertos y concurridos por una gran diversidad de personas dejan de lado los estereotipos formales y conservadores para dar rienda suelta a la libertad de expresión, claro está, dentro de los limites que las mismas relaciones entre los hablantes generan, lo cual tiene implicaciones tanto sociales como políticas, culturales y demás.


Hipótesis y Conclusiones

A partir de los datos obtenidos en el trabajo de campo, aquellos ejemplos que son presentados en esta página y aquellos que por la calidad del material recolectado no pudieron ser compartidos, se han notado ciertas regularidades en las formas de saludo, verbales y corporales, en distintas situaciones. Estas se presentan a continuación:
    • En contextos de ritmo acelerado (en cuanto que hay un alto y rápido flujo de gente, urgencias latentes e inmediatas) un saludo es una forma de señalar la existencia de un vínculo entre los interlocutores. Mientras en uno de ritmo pausado, la situación opuesta, un saludo es una forma de reproducir el vínculo en tanto que es precursor de una conversación.
    • El contacto físico (en cuanto a besos, abrazos, palmadas en la espalda, arqueada de cejas, gesticulación, etc.) es directamente proporcional a la confianza, léase familiaridad, entre los hablantes: a mayor confianza, mayor naturalidad en el contacto físico. Excepto en el caso del “apretón de manos”, pues esta es una fórmula estándar de cortesía, que demanda su aplicación inclusive con extraños (en el sentido de confianza) en ciertos contextos, especialmente formales.
    • El género es un factor clave y limitante en las formas del saludo. Si se trata de dos individuos de sexo opuesto o de dos mujeres la fórmula de “beso en la mejilla” es viable; mientras que es una situación inexistente en el caso de dos hombres (con excepciones –como las de interlocutores que son padre e hijo– que no figuran en los ejemplos de este trabajo de campo). Además, el género de los hablantes limita las posibilidades del apelativo para la interpelación. En la evidencia etnográfica, la interpelación a través de fórmulas como “perro”, “marica”, güevon” aparece exclusivamente entre hombres.
    • Haciendo la clasificación puede observarse una tendencia respecto al tuteo: exceptuando los saludos de servicio, en situaciones personales, las mujeres siempre tutean incluso si están saludando a un desconocido. Los hombres de la Nacional siempre se saludan de Usted entre ellos, mientras que los de la Pedagógica se tutean. Esto podría indicar una tendencia como la de Labov, pues se supone que el tuteo es un trato más “refinado” y urbano, mientras que el Usted es más propio de zonas de provincia o rurales. Así, las mujeres -que son líderes en los cambios lingüísticos, adoptan la tendencia de corrección en su totalidad, mientras que los hombres de la Nacional - ¿Por su estrato socioeconómico? ¿Por la ideología de la Universidad? ¿Por la diversidad de orígenes de los estudiantes? - se resisten a adoptarla, y los hombres de la Autónoma, de un estrato socioeconómico de clase media urbana bogotana, la adoptan.
    • Cuando los interlocutores son un vendedor y un cliente, el saludo tiende a ser breve y depende del tipo de “institución comercial”: si se trata de chazas (ventas de paquetes, dulces y demás) atendidas por estudiantes, la interacción y la terminología usadas más informales, a comparación de lo que ocurre en cafeterías y recintos destinados al comercio. Esto se infiere a partir de, por un lado, las posturas corporales y, por el otro, al uso de fórmulas de cortesía. En el primer entorno el contacto físico es viable como expresión de camaradería entre los interlocutores, mientras en el segundo contexto dicho contacto es accidental o prácticamente inexistente. Accesoriamente, los movimientos de las manos, de los brazos, la postura y la gesticulación que adoptan los hablantes en el segundo entorno son más rígidas y controladas que en el primero. Finalmente, los hablantes hacen más énfasis las fórmulas de cortesía (“Buenas”, “gracias”, “con mucho gusto”, “hazme un favor”) en el contexto de las cafeterías que en aquel de las chazas.